De dónde partimos

palomaPeriodismo

  palomaViolencia, conflicto y medios: Para comprender la crisis de la seguridad en México, en el campo de la comunicación, significa develar las prácticas del periodismo ancladas en dinámicas del siglo pasado. El periodismo de nota roja, tan dañino para la sociedad, se fomenta y solicita desde las redacciones de los medios de comunicación; las jefaturas de información, editoras y editores, demandan a periodistas de las fuentes, la última, la más reciente información, sin regulaciones de la conciencia. En donde una imagen, reproducida centenares de ocasiones, termina por definir un campo de acción social, la sociabilidad se reprime ante la objeción del miedo por actuar: la inseguridad se convierte en matiz único de las calles y ciudades. Y el espectador se convierte en el protagonista inhabilitado, violentado por el miedo, de alcanzar su catarsis.

La apuesta por la construcción de capacidades dirigida a periodistas como agentes y promotores del cambio, es oportuna y necesaria. La reforma al sistema de justicia penal mexicano de 2008 implica mayores responsabilidades democráticas del Estado para el acceso a la información, así como en el manejo y difusión de la información, por parte de los medios de comunicación, con respeto de los derechos humanos. Por ello la relevancia hoy, como durante los últimos ocho años, de un proyecto como el de VIOLENCIA Y MEDIOS, que permita sembrar entre los actores involucrados en la cadena de producción de la información, la perspectiva del nuevo sistema de justicia penal acusatorio y romper la tendencia de los tribunales mediáticos, fomentar la perspectiva de no discriminación así como el principio de presunción de inocencia.

paloma Medios de comunicación: las sociedades democráticas del siglo XXI, debido a la transferencia del poder del Estado al mercado, se conforman poderes fácticos que desequilibran el accionar del gobierno, desregularizándolo. Estos poderes acaparan a la esfera política, corrompiendo las políticas públicas y a la dinámica de los órganos autónomos; así, durante el sexenio 2000-2006, el cabildeo realizado por empresas reformó seis leyes fundamentales, mientras que en el sexenio del 2006-2012 su trabajo no fue menor. Uno de estos poderes son los medios de comunicación, que, conformándose en agentes fundamentales para que la democracia se desarrolle, terminan imponiendo sus propias reglas en tres niveles: en el político y jurídico, con la manipulación de representantes, jueces y legislaciones, lo que ensombrece el actuar del Estado al entorpecer el derecho de acceso a la información y la rendición de cuentas; en el económico, al monopolizar el ramo de la industria de la comunicación y, por ende, secuestrar a la libertad de expresión al convertirla en la libertad de un solo discurso vendible como mercancía; y en el cultural, al reproducir ese discurso hegemónico a través de contenidos denominados como ‘telebasura’, que transgreden el derecho a la información y violentan al conjunto de los derechos humanos.

palomaPeriodistas

palomaDocumento de identidad gráfica